5 motivos para disfrutar de un buen finger food con niños

finger_food_niños

Al organizar una celebración para una ocasión especial la comida es uno de los aspectos más complejos para planificar. Cuando uno de nuestros chefs a domicilio se ha enfrentado al reto de tener de organizar una celebración donde se quiera reunir toda la familia incluyendo los niños, la primera cosa en que el team ha pensado ha sido:
¿como se puede hacer una comida fácil de comer para todos pero bien cuidada al mismo tiempo?
Necesitábamos sabores que gustarán tanto a niños como a adultos y con una presentación agradable.
La solución finger food nos pareció ideal para todos y sobre todo para los niños.
5 razones para las cuales el finger food es la comida ideal para fiestas con niños:

Finger food: toda la familia disfruta

Sabemos que las fiestas para niños o donde haya niños y adultos son difíciles de gestionar en cuanto a comida. Cuando la comida está pensada para niños solo los padres se aburren y comen poco, pero si la comida no está pensada también para niños se acaba con platos complicados que no encuentran su gusto y que se extienden sobre cortinas y alfombras.

Manos pequeñas = finger food

Los niños, con sus pequeñas manos, que todavía no saben cortar bien la comida o regir bien un tenedor para comer tallarines, disfrutan mucho más comiendo con las manos y en porciones pequeñas. El finger food es perfecto para dejar que coman con libertad, se sirvan a sí mismos,

Incluso el desperdicio de comida se reduce. Los niños no comen igual que los adultos, un chef profesional por su propia experiencia sabe que cuando se da la misma comida a niños y adultos puede pasar que sobren piezas abandonadas de filetes, focaccias, etc.
Con un buen picoteo esto no va a pasar, cosas como mini-hamburguesas, finger de pollo, tartas en vasito o pinchos de pescado son perfectas para ellos.

Comida finger food con niños significa relax

Las reuniones familiares, comidas o fiestas de niños no pueden ser ocasiones demasiado formales. Los niños no están preparados para comer perfectamente un langostino y si ensuciarse. Muy pocos niños agradecen que se le de comer un mejillón gratinado, que se le siente a una mesa con toalla blanca y que se le eche la bronca si no consiguen comer o si ensucian ropa elegante.
¿Os acordáis las reuniones de familia elegantes? Yo sí, y todavía estoy traumada por una comunión en que me sirvieron unos tallarines del mar y acabé ensuciando el vestido. ¿Cómo acabó el cuento? En lugar de comerme los tallarines, lo que me comí fue la bronca de mi madre por haber manchado un vestido que valía más o menos 43000 pesetas. Así que nada, todavía la sobremesa es mi peor pesadilla.

Un finger food fresco y preparado en el mismo lugar ayuda a cuidar

¿Os acordáis de las fiestas de cumpleaños para niños de los 90’? Había una cantidad tremenda de comida basura. Sin embargo hoy en día cuidamos más de la alimentación de los niños y también de la de los adultos, así que alternativas a las patatas fritas y las golosinas no solo son posibles, sino que son deseables.
Las celebraciones con niños a menudo están llenas de comida insana, la cual contribuyen al desequilibrio alimentario y a la obesidad infantil.
Es obvio que a los niños le guste este tipo de comida ¿pero no serían mejores unas chips caseras y sin conservantes?
Celebrar cumpleaños y fiestas familiares para ocasiones especiales que sean también saludables es posible.

Los niños nunca paran

¿Habéis visto un niño que consigue estar quieto durante más de 20 minutos? Si la respuesta es sí ¡tenéis que haber visto un extraterrestre!
Los niños tienen muchas energías, y cuando hay una celebración familiar, incluso su primera comunión no dejan de moverse, correr, jugar… Una comida finger food les permite no estar sentados todo el rato a la mesa, poderse mover, con gran alivio para ellos y sobre todo para los padres que no deben de estar demasiado pendientes.

 

¿Y tú? ¿Te apuntas a nuestros menús ?  

 

Autor - Manuela Pirrone para URBAN CHEFS