5 cosas que tienes que saber sobre ensalada de pasta

ensalada de pasta

Llega el calor y conlleva unos cambios, no solo en nuestros armarios, también en nuestras comidas. LLegan las ensaladas de pasta, cruz y delicia de todos los amantes de la pasta, incluso de nuestros chefs privados.
Pero cómo sabemos si la ensalada de pasta que tenemos delante es algo realmente auténtico?

Nacida en los años ‘90 en Italia - como no? - simplemente porque usar siempre arroz era imposible, la ensalada de pasta define composiciones gastronómicas a veces extrañas, juntadas de sobras imposibles de digerir  y ideas extravagantes.

1.Ensalada de pasta, no pasta con ensalada
Primer punto fundamental, imprescindible para que un italiano no os suelte ningún reproche, es que la ensalada de pasta es un plato donde a la pasta se añaden otros ingredientes, nunca es ensalada con pasta. Única excepción concedida será añadirle rúcula, pero siempre en pequeñas dosis. No me preguntéis el porqué, pero es así, hay que hacer un acta de fe sobre la ensalada de pasta.

2. Hay que escoger bien la pasta, y no es una afirmación banal.
Primero de todo intentar averiguar que sea una pasta de grano duro, no vale una pasta que se cuece demasiado rápido, y segundo acertar el formato. Hay muchos tipos en comercio, provenientes de pequeñas y grandes producciones que aseguran una pasta de calidad, pero hay que tener cuidado con los tiempos de cocción demasiado rápidos, no son aptos para una pasta que no se va a comer recién hecha, de la misma manera que la pasta al huevo resultará demasiado pesada y blanda para una buena ensalada.
La pasta para la ensalada de pasta siempre tendrá que ser de formato pequeño y posiblemente con un formato apto a contener los ingrediente para que sea más fácil de comer.

3. La ensalada de pasta no es pasta caliente que se deja enfriar. Es un error muy común cocinar la pasta para la ensalada, condimentar y tirarla a la nevera. Un chef profesional nunca haría esto, el riesgo es obtener una masa de pasta pegajosa y blanda, que no sabe nada a ensalada. Para obtener una buena ensalada de pasta hay que enfriar la pasta nada más cocinarla, posiblemente en cubos de hielo. De la misma manera es mejor conservarla en la nevera para que las bacterias no intenten atacar, y acordarse de sacarla 10 minutos antes de comerla, tampoco se trata de comer un helado de pasta!

4. Menos es más. Para reconocer una verdadera ensalada de pasta es importante fijarse en el número de los ingredientes que se han utilizado para condimentar. Una buena ensalada de pasta no sirve como vaciador de neveras, con 4 ingredientes buenos ya es suficiente. Un ejemplo de lo más clásicos para una cocina italiana con su toque podría ser el uso de los tomates cherry que bien maridan con una buena mozarella o feta, añadiendo albahaca y  olivas griegas.

5. Nada de salsas y cremas. Una ensalada de pasta es el triunfo del sabor mediterráneo, una fiesta de ingredientes de tierra y de sol, y como tal necesita aceite de oliva virgen extra. Mejor desconfiar de ensaladas de pasta en salsa cocktail. A parte el hecho que la salsa cocktail es muy años 80, con un ingrediente tan cambiante como la pasta, el riesgo es de añadir calorías innecesarias a aportar sabor.

Es muy importante, en este momento de operación bikini, destacar que la pasta no engorda. A pesar del alto valor nutricional que tiene la pasta, lo que engorda son los condimentos que la acompañan y el exceso en la porción (son aconsejables 80 gramos por persona).
Todos los grandes cocineros privados y chefs lo saben, el exceso de condimento no es propio de una buena ensalada de pasta, y de la pasta general.

Si quieres comer un menú italiano con un toque especial, no esperes más y contrata  tu chef personal  en solo 2 minutos!

Autor - Manuela Pirrone para URBAN CHEFS